Aprender a practicar la paz

Aprender a practicar la paz

Asomada a la ventana, veo pasar a un gitano rumano con la bandera de España en su cabeza a modo de pañuelo. Me cuentan que unos chicos que viven en un piso de acogida se pasean con unas banderitas de España compradas por un euro a un chino. Por Madrid Río veo banderas colgadas en varios balcones y me pregunto qué anhelo, necesidad, miedo o ideas hay detrás de cada una que, siendo iguales, quizás tengan trasfondos diversos. A Serrat lo tildaron de fascista por no estar de acuerdo con el referendum del 1-O y hay quien dice en mi barrio que la policía tenía que haber sido más contundente. Y se me engullen las palabras porque no encuentro vocabulario para decir lo que quiero decir entres posturas tan enconadas. Dicen que hay quien ha retirado estos días sus ahorros de La Caixa para dificultar que Cataluña sea viable y me vienen a la cabeza estos hombres que dificultan enormemente la independencia de su ex-mujer cancelando cuentas o dejando de pagar la pensión. Esto me lleva a pensar también que la emocionalidad nacionalista tiene más fuerza que la ética anticapitalista a la hora de sacar fondos de los bancos.                 Dicen que Rajoy (y ahora también el rey), con su política, es el mayor promotor del independentismo catalán. Y recuerdo muchas ocasiones en las que me he sentido muy unida a otras personas estando en contra de y, cuando esa amenaza ha dejado de estar en nuestro horizonte, encontrándome con brechas profundas a la hora de crear algo juntas. (…) Hace dos...
Nueva edición del curso ‘El arte de la escucha y la comunicación’

Nueva edición del curso ‘El arte de la escucha y la comunicación’

Entonces, el deseo que había provocado el desplazamiento se retrae ante la acumulación de miedos, entre los cuales el principal es el miedo a dejarnos guiar por lo más profundo de nosotros mismos, habituados, como estamos, a dejarnos atraer y definir por un orden externo, el de los roles sociales. – Delfina Lusiardi – Como cada año, en octubre arrancaré con una nueva edición del curso ‘El arte de la escucha y la comunicación’. Es un curso para ganar una mayor consciencia sobre cómo nos relacionamos, comprender mejor por qué nos relacionamos como lo hacemos, familiarizarnos con el lenguaje de la responsabilidad (algo muy distinto a la culpa) ante lo qué ponemos o dejamos de poner en cada vínculo, abrir horizontes y nuevas posibilidades de relación. Para todo ello, practicaremos la escucha humanizadora, un modo de entender y acompañar a las personas con las que nos relacionamos. Asimismo, abordaremos la autoescucha, un camino para entrar en contacto con quienes somos y entender mejor lo que nos pasa. Entender y entenderse favorece una comunicación más clara y eficaz, lo que a su vez minimiza los malentendidos que tanto dañan las relaciones. Con todo ello, compartiremos estrategias para abrir los conflictos propios de cualquier relación con el fin de que las diferentes formas de sentir o pensar puedan convivir entre sí. Se trata, por tanto, de entrar en contacto con quiénes somos y con lo que hay para dotar de más entendimiento y autenticidad a nuestras vidas y a nuestras relaciones. La próxima edición se desarrollará los miercoles alternos a partir del 4 de octubre de 2017 hasta finales de junio...
Nueva edición del curso ‘El arte de la escucha y la comunicación’

Nueva edición del curso ‘El arte de la escucha y la comunicación’

‘Después de recuperar mi contacto conmigo me fecundé y el resultado fue el nacimiento alborotado de un placer en todo diferente de lo que llaman placer.’ – Clarice Lispector, Un soplo de vida, Siruela, Madrid, 2006 – Ya estoy de vuelta por aquí y con ganas de comenzar este curso con nuevos retos. Uno de ellos será la nueva edición del curso ‘el arte de la escucha y la comunicación’ que arrancará el 4 de octubre. En este curso practicaremos la escucha activa, un modo de entender y acompañar mejor a las personas con las que nos relacionamos. Asimismo, abordaremos la autoescucha, un camino para entrar en contacto con quienes somos y entender mejor lo que nos pasa. Entender y entenderse favorece una comunicación más clara y eficaz. Lo que, a su vez, minimiza los malentendidos que tanto dañan las relaciones. Con todo ello, compartiremos estrategias para abrir los conflictos propios de cualquier relación con el fin de que las diferentes formas de sentir o pensar puedan convivir entre sí. Se trata, por tanto, de descubrir y compartir distintos caminos para dotar de más entendimiento y autenticidad a nuestras vidas y a nuestras relaciones. La próxima edición se desarrollará los martes alternos a partir del 4 de octubre de 2016 hasta finales de junio de 2017. Las sesiones se harán en horario de tarde, de 18:30 a 20:30. Su precio es de 40 euros al mes. Al acabar dicho curso, hay la posibilidad de asistir a otro de profundización con las mismas características. Para asistir a esta actividad o para cualquier otra información sobre la misma, escríbeme aquí o llámame...
Una apuesta veraniega

Una apuesta veraniega

Como ya sabéis, en mi trabajo escucho a diversas personas que buscan conocerse para orientar su vida con más libertad y autenticidad. Con este ejercicio he ido entendiendo que el miedo al otro o a la otra es una constante en la vida de mucha gente, ¿o quizás en la vida de todo el mundo? Miedo a molestar, miedo al rechazo, miedo al juicio, miedo a la violencia, miedo al ridículo, miedo a la inadecuación, miedo a dañar, miedo a no gustar, miedo a no ser querible. Es un miedo que, cuando cobra fuerza, bloquea y nos quita espontaneidad, nos deja en manos de las demás personas dejando en suspenso nuestro propio ser, nos lleva a prestar más atención a lo qué pensarán que a la propia mirada. Desde ahí, es fácil vivir la vida y las relaciones como un mero trámite a seguir en el que nuestra voz se apaga y nuestra presencia se desdibuja, perdiendo pie. Pero este, en mi opinión, no es realmente el gran problema. Para mí, el gran problema es que se suele vivir todo esto como si en el fondo no sucediera nada, como si fuéramos totalmente libres, como si estuviéramos eligiendo la forma de relacionarnos y de vivir sin miedo y sin lucha. Ante esto, según voy descubriendo, el simple hecho de mirar lo que nos sucede y tomar consciencia de ello ya es en sí mismo una forma de tocar tierra, de entrar en contacto con lo que somos y por tanto de ganar en presencia. Cuando este ejercicio va ocupando lugar y fuerza, se hace más viable la posibilidad de...
NUEVA EDICIÓN DEL CURSO ‘EL ARTE DE LA ESCUCHA Y LA COMUNICACIÓN’

NUEVA EDICIÓN DEL CURSO ‘EL ARTE DE LA ESCUCHA Y LA COMUNICACIÓN’

Ante la demanda de algunas personas, he decidido empezar una nueva edición del curso ‘El Arte de la Escucha y la Comunicación’ el jueves 18 de febrero. Este es un curso donde practicaremos la escucha activa, un modo de entender y acompañar mejor a las personas con las que nos relacionamos, y de evitar malentendidos que dañan cualquier relación. Asimismo, abordaremos la autoescucha, un camino que permite conocerse, entenderse y entrar en contacto con las propias necesidades y deseos. Y, desde ahí, desarrollaremos formas de comunicar nuestras necesidades y deseos con cuidado, claridad y eficacia. Finalmente, compartiremos estrategias para abrir los conflictos propios de cualquier relación con el fin de que las diferentes formas de sentir o pensar puedan convivir entre sí. Se trata, por tanto, de descubrir y compartir distintos caminos para dotar de más autenticidad a nuestras relaciones. Dichos contenidos se abordarán a través del diálogo y el intercambio de experiencias relacionadas con las explicaciones teóricas que iré señalando, así como a través de ejercicios prácticos que ayuden a vivenciar lo hablado, matizarlo y ligarlo a la experiencia relacional de cada quien. Como ya dije, este proceso empezará el 18 de febrero y las sesiones se desarrollarán los jueves alternos de seis y media a ocho y media de la tarde. Este es un proceso con una duración de nueve meses que, como es lógico, tendrá un parón por las vacaciones de verano que será consensuado entre las y los participantes de este curso. El precio del mismo es de 40 euros al mes (35 euros para quienes participan en el seminario Lo Personal es Político o...
Maternidades

Maternidades

Nos han dicho que ser madre es sacrificarse, darlo todo, amar de forma incondicional, vivir siempre preocupada,  dejar el resto de su vida en un segundo plano, dar de mamar, cuidar… Por el contrario, nos han dicho también que un hijo o una hija necesita que su madre esté bien y que por eso es bueno que la madre tenga proyectos propios y sea feliz. Nos han dicho que niñas y niños necesitan límites y también que si se les da la oportunidad se autorregulan, que necesitan estar a su aire para descubrir el mundo y también que hay que controlarlos para que no se asalvajen, que necesitan mamar hasta los dos años y también que una madre no debe renunciar a un buen puesto por dar la teta, que necesitan, necesitan, necesitan… Nos han dicho además que la maternidad, por si misma, da sentido y plenitud a la vida de las mujeres, como si todas las experiencias fueran iguales entre sí y como si el sentido de nuestras vidas nos lo pudiera dar otra persona. Nos han dicho… tanto tanto… A estas alturas de la lectura supongo que ya habéis podido sentir la presión que este conjunto de sentencias, consejos, idealizaciones y expectativas pueden suponer para cualquier madre. Ideas que se han ido interiorizando en las entrañas de muchas mujeres en forma de mandatos y de dogmas, de tal modo que es fácil que se sientan culpables cuando no logran cumplir con lo que se les dicta, pasen por encima de sus necesidades cuando éstas chocan con dichos mandatos, se frustren cuando comprueban que ni ellas ni sus...