Incoherencias

Incoherencias

Puedo pensar que los seres humanos estamos hechos para experimentar la sexualidad sin exclusividad y no sentirme preparada para abrirme a este tipo de posibilidad. Puedo comprender el daño que el azúcar hace a la salud y no renunciar al disfrute de deliciosos pasteles. Puedo manejar información sobre la inminencia del cambio climático y  seguir usando coche. Podría seguir con muchísimos ejemplos que todas y todos conocemos… Una cosa es nuestra capacidad para elaborar un pensamiento riguroso y una opinión consistente sobre lo que nos sucede y otra distinta es cómo sentimos y experimentamos eso que nos sucede. No quiero decir con esto que nuestra forma de pensar no afecta a cómo experimentamos nuestra vida ni que la experiencia no afecta a nuestra forma de pensar, digo simplemente que son dos planos distintos de nuestra existencia. A las divergencias entre pensamiento y experiencia se las suele llamar incoherencias. Cuando éstas se dan, no es extraño que una vocecita en nuestro interior nos llene de culpa o de vergüenza por no lograr acompasar estos dos planos. Para afrontar esta culpa o esta vergüenza, es habitual seguir uno de estos caminos. El primero es el de intentar ajustar el pensamiento a la experiencia, lo que nos lleva a reducir el pensamiento a una especie de justificación de lo que hacemos, restándole rigor, amplitud y vuelo. El segundo es intentar ajustar nuestra forma de sentir o hacer a lo que pensamos, lo que nos lleva a puentear la complejidad que somos, a no tener en cuenta nuestra historia, a violentarnos y a fingir ser lo que en realidad no somos. Ante esto,...
El difícil arte de perdonar…

El difícil arte de perdonar…

Influida por mi educación, tardé mucho tiempo en darme cuenta de la profundidad que encierra o puede encerrar la palabra ‘perdón’. Reconozco en mí dos situaciones en las que soy capaz de perdonar, aunque no siempre me sea fácil. Una es cuando entiendo que la otra persona o colectivo hace lo que hace porque no sabe o no puede hacer otra cosa. Como cuando notamos que alguien nos acaba de lastimar la pierna y, al mirar con atención, nos damos cuenta que se trata de un ciego que nos ha dado sin darse cuenta con su bastón. La otra me parece más compleja pero también muy necesaria. Cuando alguien es capaz de comprender el daño que ha vertido, responsabilizarse de ello y estar en la búsqueda de una nueva senda vital donde este tipo de acciones no tengan cabida. En este caso, el perdón es la guinda que falta al pastel para que la paz y la reconciliación puedan darse. Hoy os dejo aquí dos historias. La primera ocurrió en Ruanda y la puedes ver en este video… La segunda es información sobre La mirada del Otro, una magnífica obra de teatro sobre el proceso de conversaciones entre una víctima de ETA y un preso de dicha organización en la cárcel de Nanclares de Oca. Ambas historias tienen como protagonistas a personas que, con su perdón y su capacidad de transformación personal, facilitan un horizonte más amable y vivible. Sobre ello y mucho más hablamos en la última sesión del Seminario Lo Personal es...