¿Cómo escribir?

¿Cómo escribir?

Llevo mucho tiempo sin escribir en este blog. No ha sido por falta de encuentros fructíferos, ni por falta de tiempo (aunque algo de eso ha habido) ni tampoco por falta de ganas. (…) En el grupo Mujeres Singulares charlamos sobre el tiempo… Pero, cómo escribir sobre el tiempo… …cuando has perdido la noción del mismo, …cuando tienes el dato de que tu madre estuvo sola tirada en el suelo y, aunque no sabes bien cuánto tiempo estuvo así, tienes la certeza de que cada segundo fue demasiado, …cuando tu madre de pronto te pregunta ‘quién es tu madre’ y aún no te ha dado tiempo para digerir esa nueva realidad, …cuando, en este proceso, tu madre vuelve a tener una conversación ‘normal’ y no terminas de entender qué significa eso, …cuando las demás tareas se van agolpando y te sorprendes cuando ves que te ha dado tiempo de hacerlas, …cuando el cuerpo está agotado y un minuto de placer te pone en contacto con la eternidad. (…) En el Seminario Lo Personal es Político hablamos sobre la crisis ecológica… Pero, cómo escribir sobre la crisis ecológica… …cuando el tiempo apremia y aún vives la crudeza de esa realidad como si se tratara de una nebulosa, …cuando, a pesar de la cumbre del clima en París, el estado de negación colectiva sigue vigente, …cuando te cuesta sentir y entender tu miedo, tu culpa, tu impotencia, tu rabia y tu pena y, ante tanto sentimiento no aceptado, te abrumas, …cuando necesitas que alguien te de la mano para seguir mirando y los lazos son endebles, …cuando, en este contexto capitalista...
NUEVA EDICIÓN DEL CURSO ‘EL ARTE DE LA ESCUCHA Y LA COMUNICACIÓN’

NUEVA EDICIÓN DEL CURSO ‘EL ARTE DE LA ESCUCHA Y LA COMUNICACIÓN’

La relación es el espejo en el que nos vemos tal como somos. Toda vida es un movimiento en relación. (…)  – Krishnamurti[1] – Este es un curso donde practicaremos la escucha activa, un modo de entender y acompañar mejor a las personas con las que nos relacionamos, y de evitar malentendidos que dañan cualquier relación. Asimismo, abordaremos la autoescucha, un camino que permite conocerse, entenderse y entrar en contacto con las propias necesidades y deseos. Y, desde ahí, desarrollaremos formas de comunicar nuestras necesidades y deseos con cuidado, claridad y eficacia. Finalmente, compartiremos estrategias para abrir los conflictos propios de cualquier relación con el fin de que las diferentes formas de sentir o pensar puedan convivir entre sí. Se trata, por tanto, de descubrir y compartir distintos caminos para dotar de más autenticidad a nuestras relaciones. La próxima edición se desarrollará los miércoles alternos a partir del 7 de octubre de 2015. Las sesiones se harán en horario de tarde, de 18:30 a 20:30. Su precio es de 40 euros al mes (35 euros al mes para quienes hacen escucha individual o participan en el seminario Lo Personal es Político). Al acabar dicho curso, hay la posibilidad de asistir a otro de profundización con las mismas características. Para asistir a esta actividad o cualquier otra información sobre la misma, escríbeme aquí.   * La foto de este post es de la genial Ana Casas...
Soledades

Soledades

Ella apenas tiene siete años. Intenta amoldarme para que le ‘pongan buena nota’. Sueña con ser princesa porque a las princesas se las quiere. Y ahí va, sola en sus diálogos internos, presiona al destino para que todo salga bien. Sensación de vértigo, de vacío, de miedo. Empieza a perder confianza en sí misma y se pregunta: ¿Y si no gusto? ¿Y si no gano? Él, aunque anhela relacionarse, teme los juicios, no gustar, no ser adecuado. Teme también desvelarse ante las otras personas y no saber bien qué hacer si eso ocurre. Es dolorosa pero también es cómoda la evasión. Se engancha al mundo virtual porque éste le hace sentir la ilusión de tener muchos amigos (muchas amigas) sin sentir la presión del encuentro más íntimo, más arriesgado. Y así, a modo de trampa, se aleja cada vez más de sí mismo y de las otras personas. Él viene de otro mundo. Su piel es oscura. Trae experiencias inauditas, pero parece que a nadie le interesa conocer, aprender de él. Ha pasado hambre y frío, aunque ha preferido compartir un mendrugo de pan y una manta rota antes que sentir la crudeza de la indiferencia extrema. Él nos mira y nos reta a que le miremos. En ese juego, descubre nuestro miedo. Cuando mira hacia atrás, ve grupos humanos que han elegido vivir entre rejas, en bloques de vivienda unifamiliares donde los espacios comunes son cada vez más tenues. No entiende que le encierren en un futuro incierto para que otras personas se encierren en una falsa seguridad. Ella creció leyendo cuentos de hadas y buscó en la...