‘Vivir plenamente hacia lo interior igual que hacia lo exterior, no sacrificar nada de la realidad externa en beneficio de la interna y viceversa.’

(Etty Hillesum)

Todas y todos somos singulares. La singularidad es el modo como cada mujer y cada hombre siente y vive su experiencia vital, se da a conocer en cada relación que establece, se expresa con su cuerpo, se sitúa en la sociedad con los recursos materiales y simbólicos de los que dispone, dialoga con su condicionamiento cultural. Es algo vivo, en continua transformación. La singularidad de cada ser humano trae consigo matices y colores que afectan al devenir del mundo.

Esta enorme riqueza se ve ocultada, achatada o amedrentada con demasiada frecuencia. Cuando, en vez de atajar las desigualdades o la injusticia, se atajan las diferencias, confundiendo igualdad con ‘ser iguales’. Cuando la fuerza del individualismo nos hace obviar la necesidad de relación e intercambio para hacernos presentes en el mundo y enriquecer nuestras vidas. Cuando se encasillan las diferentes formas de ser en identidades cerradas frenando la posibilidad de movimiento, aire, intercambio, transformación. O cuando tratamos nuestro condicionamiento social como mero determinismo, o sea, cuando reproducimos guiones vitales predeterminados sin dar pábulo a la posibilidad de crear cestas nuevas con los mimbres que nos vienen dados.

Hablar sobre la singularidad humana es por tanto hablar sobre la libertad, o lo que es lo mismo, sobre nuestra responsabilidad y creatividad a la hora de reconocernos, vivir nuestras vidas,  crear vínculos,  dejar huellas en el mundo, cuestionar y transformar. Tomando en consideración este conjunto de reflexiones, he creado SINGULARES, un espacio de escucha, encuentro, intercambio, reflexión y aprendizaje en el que puedes encontrar diferentes propuestas relacionadas con nuestra forma singular de ser y de estar en el mundo.

 Graciela Hernández Morales.

ENTRADAS BLOG

RECIBE LAS NOVEDADES

logotipo singulares

ACTIVIDAD DE SINGULARES

ÚLTIMAS ENTRADAS DEL BLOG

LOS FUNDAMENTOS DE UNA RELACIÓN

Tras operarme, me ingresaron en una habitación del hospital. Estaba muy débil, sin ganas de hacer esfuerzos y con mucha necesidad de silencio. Todo esto me llevó a estar preocupada por qué tipo de compañera me iba a tocar. Cuando ingresó mi compañera, le conté que no tenía interés en ver la televisión y que no iba a hablar mucho dado el esfuerzo que me suponía. Ella me sonrió y me dejó tranquila, estuvo viendo series en su tablet y charlando por teléfono con su familia. Me dio la sensación que esa distancia le vino a ella igual de bien que a mí. Casi sin darnos cuenta, creamos una rutina. Cada una gestionaba su tiempo a su modo sin molestar a la otra y teníamos una pequeña conversación cada vez que traían la comida. En esas conversaciones, nos reímos juntas por lo desajustada que era la comida para nuestra situación física. Ella me contó que no se sentía bien atendida y que estaba asustada, yo le conté que sí me sentía bien atendida pero que la recuperación era incierta. Ella me contó que era de Venezuela pero que no le gustaba hablar de política y yo le dije que nací en Brasil aunque mi familia era canaria. Ella tuvo un ataque de ansiedad fuerte y yo intenté acompañarla, y yo apenas me ponía mover y ella me traía las cosas que yo necesitaba. Fue una relación creada a fuego lento, agradable, respetuosa, justo lo que necesitaba en ese momento.  El que se haya dado un tipo de relación así justo con esta mujer me ha resultado muy curioso, ya...

¿Ser o tener una enfermedad?

No digo nada nuevo si os digo que este año que acaba de terminar ha sido raruno, extraño, doloroso, cuestionador… Para mí, además, ha supuesto días de hospitalización, convalecencia, intervenciones varias con la esperanza de mejoría y finalmente una operación compleja de la que aún sigo recuperándome. Llevo más de veinte años enferma. Esto ha sido una fuente de dolor e incertidumbre, pero también de muchos aprendizajes y reflexiones que me gustaría compartir por si sirven a alguien más y por si vuestros matices y respuestas me permiten afinar mejor. A lo largo de estos años me he dicho, me han dicho, que no debo identificarme con la enfermedad, o lo que es lo mismo, que soy una mujer con una enfermedad pero que no soy la enfermedad. Es un intento de no quedarme atrapada en las garras de su lógica y poder crear mi vida más allá de la misma. Con todo, hay algo que se me escapa y me resulta difícil nombrar con esta forma de representarme. No sé si soy o no soy una enfermedad, lo que sí sé es que ésta ha afectado profundamente a mi forma de entender y ver el mundo, de moverme y sentir, de luchar y resistir, de relacionarme y abrirme a lo que me es desconocido, de vivir mi sexualidad y mi creatividad, de desear y afrontar el trabajo, de llevar un ritmo y pensar. Ésta ha afectado e incluso conformado una parte significativa de lo que soy, mostrándome territorios de mi vida que casi ni sabía que existían. Quizás, más que decir soy una enfermedad, podría decir que su...

Nuevo curso presencial ‘El arte de la escucha y la comunicación’

‘Encontrar a alguien con quien se puede conversar es tan raro, generalmente las personas solo hablan.’ (Clarice Lispector)   El martes 13 de octubre arrancamos con una nueva edición del curso presencial ‘El arte de la escucha y la comunicación’. En este tiempo de pandemia, mascarillas y distancia física, se hace más necesario aún desarrollar nuestra capacidad de relacionamos con lo que nos sucede y con lo que le sucede a las y los demás desde el entendimiento, la libertad y la autenticidad . Para ello, iremos tomando consciencia de cómo nos relacionamos para, desde ahí, encontrar formas de vincularnos más acordes a nuestra realidad y a nuestras necesidades. Como horizonte buscamos una relación donde cuidar conlleve cuidarse y entender conlleve entenderse, o lo que es lo mismo, donde podamos encontrarnos sin violentar ni violentarnos. Este será un curso basado en la reflexión sobre la propia experiencia y en la práctica vivencial de la escucha, la autoescucha y la gestión de dificultades y/o conflictos propios de cualquier relación. En ningún momento nadie tendrá que contar nada que no quiera ni exponerse más de lo que considera. De hecho, la escucha y el cuidado serán elementos básicos de la propia dinámica de este curso con el fin de humanizar todo el proceso. El itinerario se desarrollará desde el 13 de octubre de 2020 hasta mediados de junio de 2021. Las sesiones se harán en martes alternos, en horario de 18:30 a 20:30 de la tarde, dando lugar a dos sesiones de dos horas por mes. Si algún mes solo podremos tener una sesión, se intentará compensar con otro mes en...