Mucho más que el aborto

Mucho más que el aborto

Hace dos viernes, las Mujeres Singulares volvimos a reunirnos. Esta vez charlamos sobre nuestras vivencias y experiencias relacionadas con el aborto inducido. A medida que profundizamos en esta reflexión nos fuimos conmoviendo. Juntas vimos con mucha claridad que gran parte del ruido que existe en torno a esta práctica tiene que ver con un hilo histórico patriarcal que ha promovido la usurpación del cuerpo femenino, o lo que es lo mismo, ha promovido que cada mujer tenga dificultades para conocer su propio cuerpo, cuidarlo y vivirlo libremente como algo que le pertenece. Una educación que trata, no solo a la sexualidad, sino a los propios cuerpos como tabú genera distancia y miedo hacia la propia vivencia corpórea. Una liberación que banaliza todo lo que se pone en juego cuando una mujer da rienda suelta a su deseo y tiende a medir la libertad en términos contables nos desorienta. Un cúmulo de información técnica desconectada de los miedos, las necesidades, las fantasías y los deseos cortocircuita la posibilidad de integrar esta información a la experiencia. Por no hablar de la cosificación del cuerpo femenino en multitud de imágenes que vemos en diferentes medios de forma continuada. Bajo este paraguas, no es extraño que muchas mujeres se vean abocadas a prácticas sexuales no elegidas ni deseadas, se vean con la dificultad para dar pábulo a sus deseos y sus necesidades, carezcan de la claridad para discernir los riesgos que corren en determinados encuentros sexuales. No es extraño, por tanto, que la cifra de embarazos no deseados se dispare cuando cobra fuerza el oscurantismo, la moralina o la banalización. No es extraño...
Cadena de cuidados

Cadena de cuidados

En la última reunión de Mujeres Singulares charlamos sobre el cuidado de nuestras madres y nuestros padres. No nos fue fácil hablar sobre ello. De hecho, nuestra forma de comunicarnos fue más pausada y cargada de detalles que en otros encuentros, como si nos faltaran práctica, palabras y horizontes claros. Indagando, nos dimos cuenta que cuidar a nuestras madres y/o a nuestros padres es una tarea sumamente compleja y, a menudo, difícil porque en ella se entrelazan varios nudos y necesidades: ¿Cómo atender alguna herida o dolor emocional cuando ello ha estado presente en nuestra infancia y nos afectó de tal modo que, aún hoy, nos duele recordarlo? ¿Cómo superar el abismo que nos supone ver a nuestra madre o a nuestro padre envejecer y ya no poder contar con su apoyo y sostén? ¿Cómo acoger su fragilidad cuando ésta conecta directamente con nuestra propia fragilidad? ¿Cómo acercarnos a sus cuerpos para cuidarlos cuando su desnudez y su necesidad de contacto ha sido un tabú familiar? ¿Cómo cuidar sin descuidarnos cuando la culpa acecha con fuerza? ¿Cómo no perder la compostura cuando nos duele la carga de lo que exige la sociedad a las hijas en relación al cuidado familiar y/o la carga de ser ‘lo mejor que le ha sucedido’ a nuestra madre o a nuestro padre? ¿Cómo hacerlo cuando nuestra salud también está en juego y no hay dinero ni recursos suficientes? ¿Cómo reconocer todos los elementos de esta realidad cuando lo que nos pide el cuerpo es cerrar los ojos? ¿Cómo afrontar esa realidad con cordura cuando la relación con los hermanos y las hermanas se...
El trabajo: retos y encrucijadas

El trabajo: retos y encrucijadas

En la última reunión de Mujeres Singulares hablamos sobre nuestra experiencia de trabajo y, como fue tan rica nuestra charla, me animé a traer aquí algunos de nuestros nudos, reflexiones, preguntas, intuiciones y saberes. En el concepto de trabajo que se usa habitualmente no cabe muchos de los trabajos que hacemos. Trabajamos cuando cuidamos, cuando mantenemos nuestra casa habitable, cuando afrontamos un conflicto, cuando desempeñamos nuestro empleo. En este sentido, la disociación entre trabajo y vida es algo que no casa bien con nuestra experiencia. La gestión y el sostenimiento de la vida conlleva trabajo. A menudo llevamos vida a nuestros empleos o trabajos remunerados y aspiramos a que éstos sean una experiencia de vida o, mejor aún, que enriquezcan nuestra vida. De ahí el dolor que sentimos cuando nos vemos en la tesitura de convertirnos en robots o en mujeres insensibles para poder soportar, mejorar o mantenernos en el mercado laboral. Como todo el mundo, nos hace falta dinero y el trabajo es nuestra mayor fuente de ingreso. Sin embargo, la mayoría de las veces no nos salen las cuentas. Somos conscientes de que mucha energía, amor, deseo y creatividad que ponemos en nuestros trabajos no tienen precio y, por tanto, no es posible medirlos en términos puramente económicos. Ahora bien, cuando percibimos a cambio de nuestros talentos sueldos de miseria, el alma se nos cae a los pies. Para nosotras, el éxito laboral es poder llevar el deseo, el sentido y nuestros talentos a su máxima expresión, bajo el marco de unas condiciones laborales dignas. Esto choca, una vez más, con una vara de medir que no...
Nuevas propuestas en Singulares

Nuevas propuestas en Singulares

Arranco el curso con energías renovadas y con el bagaje de lo aprendido en estos últimos años. Todo esto me permite vivir las propuestas de futuro que os señalo a continuación como sabia nueva y no como más de lo mismo, o sea, me permite no dar nada por sentado y abrirme a las nuevas relaciones y experiencias. Estaré atenta para que esa fuerza que siento ahora no se diluya a lo largo del curso. Ahí van las propuestas, espero que os interesen… Buscaremos el modo de sacar chicha a nuestra capacidad de pensar con el taller La Osadía de Pensar que se hará los días 9, 16 y 23 de septiembre, de 6’30 a 9 de la tarde. Su precio es de 50 euros. Si tienes interés en participar en el mismo, puedes apuntarte o pedir más información aquí. Trataremos de dar cancha a nuestro deseo de comunicarnos con más tino y profundidad con la nueva edición del curso El arte de la escucha y la comunicación. Éste empezará en octubre. Las sesiones serán los miércoles alternos de 10,45 a 12,45 horas. Su precio es de 40 euros (35 euros para quienes hacen escucha individual o participan en el seminario Lo Personal es Político). Quienes no habéis hecho las cuatro sesiones de escucha el curso pasado, podéis asistir a una sesión sobre las cuestiones tratadas el 24 de septiembre de 10’30 a 13 horas (el precio de esta sesión será de 20 euros) para que el grupo sea lo más homogeneo posible. Para apuntarte o pedir más información, puedes escribir a este contacto. Volveremos a intercambiar experiencias de...